blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

¿Y EQUIPO 57?






































En estos tiempos tan torpes resultaría inspirador tanto debate estético en la ciudad si no fuera por la falta de ética y de nobleza que dan dos hechos  a corto plazo: que haya elecciones en cero coma dos y que ahora importe la cultura en el mercadeo electoral porque se designa la Capitalidad en cero coma tres.

Pero hay un hecho aún peor: que la cultura y la creación de nuestro tiempo ha importado un pepino en la Córdoba de nuestros días, justo lo contrario de lo que importó en el presente del pasado. Y ahora, de repente y con prisas, o nos quedamos con la colección de Pilar Citoler o perdemos el tren de la modernidad. Con la de trenes que por aquí han pasado de largo.

Mucho me temo que entrar en lo contemporáneo es una cuestión de hábito y de actitud a largo plazo. Colecciones de arte hay muchas y en infinidad de lugares. Que esta sea la panacea lo tendrá que decir una valoración tan externa como rigurosa y si lo fuese, me da que una colección a secas no pone a una ciudad en el mapa de la contemporaneidad. Que sumaría, claro, pero ¿a qué precio?

Por el momento sabemos que habría que pagarle a la coleccionista el 30% del precio de la colección en un plazo de 20 años y que ella donaría el 70% restante. Habría que dotar y adecuar el lugar escogido con biblioteca, salas de depósito, además de la gestión pertinente. Y eso se llama museo. Y para hacerse con una colección y montar un museo, ¿por qué nadie ha puesto nunca tanta energía en el Equipo 57?

Si fuera visitante de Córdoba y me interesase lo contemporáneo además de lo monumental, o sea, el perfil del turista cultural de nuestro tiempo, buscaría a Espaliú y a Equipo 57. Me interesaría la singularidad....

SIT TIBI TERRA LEVIS
















«Que la tierra te sea leve» Con esta poética locución los romanos despedían al difunto en sus epitafios. Muchas de estas inscripciones se conservan en la zona funeraria de nuestro Museo Arqueológico, el gran museo de la ciudad que a partir de mañana cobra una nueva dimensión con la apertura de su ampliación.


No sabría decir muy bien si se trata de un museo sobre los restos de un teatro romano o de un yacimiento del siglo I d.C. sobre el que han construido un edificio del siglo XXI. La tierra ha sido leve sobre algunas partes del antiguo coliseo de la Colonia Patricia. Asimismo, la mano contemporánea ha actuado de forma sensible a la hora de reintegrar los restos en un espacio en el que penetra, a través de los ventanales, la antigua “ochestra” hoy fosilizada en la plaza de Jerónimo Páez.

El acierto es que se trata de un edifico lleno de contenido en su interior y con un moderado exterior. Las energías no se han puesto en la representación de la arquitectura del poder, sino en la estratigrafía de la historia de la ciudad dentro de un estupendo espacio musealizado. No se ha querido que el continente se coma al contenido. Ni falta que hacía.

Ya Corduba construyó este teatro como representación del poder de su tiempo queriendo emular a Roma. Dos mil años después los restos del teatro hacen que este museo sea único en España gracias a un proyecto de integración que se puede poner en paralelo con la Cripta Balbi de Roma, el Museo Nacional Romano.

Así que a lo mejor ahora lo que se querrá es emular a este museo. O mejor aún, que en Córdoba se tome por fin conciencia del poder revalorizador de la arqueología en cualquier espacio, sea público o privado. Aun así, dudo que la ciudad posea nunca el Museo Arqueológico que merece. No puede existir un espacio tan enorme para albergar los restos que atestan el Silo ni los que están por aflorar en un subsuelo tan vivo.

LOCALWIZ

Córdoba cabe en un “iPhone”. La oferta turística de la ciudad ya está en la tienda online de “Apple Store, que cuenta con millones de descargas en el mundo. El jueves se presentaba en la Ermita de la Candelaria “Localwiz”, la primera guía de la ciudad que se lleva en un teléfono inteligente. Y se mostraba ante una minoría -la mayoría menor de 40-, más dos políticos sensibles a lo que viene. El grueso de nuestros dirigentes políticos y turísticos andaba entre los expositores de Fitur, donde presentaban una ruta del Cordobés, las Fiestas Aracelitanas de Lucena y una web de la Subbética. Las dos citas son realidades paralelas que hablan por sí mismas.

En la ermita supimos datos nuevos. Que a Córdoba vienes 3 turistas por habitante frente al 1.1 de Barcelona, la ciudad más visitada de España. También que un 81% de los turistas que callejean por nuestra ciudad se encuentran a un máximo de 15 minutos andando del epicentro, la Mezquita. Lo demás son márgenes. Así que mientras en la madre de las ferias turísticas todo el mundo hablaba de la innovación, del uso de las nuevas tecnologías y de las redes sociales, sin saber muy bien cómo se hace todo eso, la respuesta estaba en casa. El GPS parpadeaba en la Axerquía.

¿Y cómo es esta Córdoba encerrada en la tecnología? Expansiva y con la capacidad de verla con ojos nuevos. “Localwiz” habla de nuestros iconos monumentales, como no, pero también invita a coger un autobús y plantarse en el Parque Figueroa para admirar la arquitectura de Rafael de La Hoz o plantea panorámicas inéditas de la ciudad desde Fray Albino.

Según un congreso internacional celebrado en Berlín hace un mes “la tecnología móvil cambiará dramáticamente la cara de la industria turística en el futuro”. En realidad, todo está cambiando dramáticamente y empresas como Colaborativa, creadora de “Localwiz”, viene a desdramatizar con alternativas multidisciplinares el panorama cordobés. Gente como ellos conforman el patrimonio creativo y emprendedor de la ciudad. O dicho de otro modo, son el champú anti-caspa.

PÉTALOS




Nunca he podido confirmar que fuese Séneca quien pensaba que en Córdoba las rosas crecen en el subsuelo. La cuestión es que la imagen no puede ser más poderosa, además de poética, para definir el estado actual de la cultura en la ciudad. La realidad de que habitamos un lugar en el que la creación fluye por corrientes subterráneas y en donde, a veces, asoman pétalos.

Este subsuelo es un espacio extrapolable a los márgenes. En los textos de la antigüedad y de la edad media lo que estaba escrito en los márgenes era lo verdaderamente importante. Allí se daban las claves para interpretar y comprender el verdadero sentido del texto. Walter Benjamin aseguraba que la verdad siempre está en los márgenes. También la verdad en la cultura creativa contemporánea cordobesa se encuentra en ellos. De hecho, aquí reina la cultura “underground” frente al “mainstream” o cultura principal de forma hiperbólica.

Bajo nuestros pies está la estratificación del pasado cuyos restos se marginan más que se aman y por la mitad de los cuales muchas ciudades matarían. En el subsuelo conviven con los poemas de Medel y García Casado, con las canciones de Juan Antonio Canta, las máscaras de Espaliú o el cromatismo de Equipo 57. Todo eso y mucho más es petróleo que busca perforaciones para llover sobre la superficie. O pétalos, si preferimos un símil más fragante y menos capitalista. Por tanto, si las rosas crecen en subsuelo cordobés ¿el paisaje de arriba solo lo conforman raíces? ¿Es por eso por lo que cuesta tanto moverse? ¿Y no será que nada está en su sitio?

Menos mal que una siempre confía en los cambios de percepción, tan signo de nuestro tiempo. Que conste que desde este mudo rincón dominguero sólo se persigue montar algo de algarabía atendiendo a todas sus acepciones: alboroto, mestizaje y confusión. También este fue el nombre dado al primer árabe que se habló en occidente, cómo no, en la Córdoba andalusí. Pero esa es otra cuestión. La de hoy es la felicidad que otorga colgar el cartel de Abierto en Domingo.