blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

CABARET POP




























She’s not coming home tonight (ella no volverá a casa esta noche). Estas fueron las primeras palabras entonadas por la expresiva voz de Russian Red en Córdoba. Esa noche, la del sábado, dormiría en la ciudad en la que hace tres años grabó su primer y exitoso disco, I love your glasses. Por aquel entonces, amaba técnicamente las gafas de Fernando Vacas y callejeaba por el Juramento sin ni siquiera saber que existía el teatro que la acogió en el Festival de la Guitarra. Tras romper con el sello cordobés Eureka -demasiado pequeño para un tsunami Indie como ella- pasó del amor al odio de unos pocos y a brillar de éxito hasta su segundo disco, “Fuerteventura”, que adora por encima del primero. Como decía ese primer tema del concierto “The memory is cruel”.

Mientras, en la platea se le caía la baba al público más rejuvenecido del Festival en años, Placebo mediante. Había flequillos, gafas de pasta, Converses y deseo de minis de cerveza. La pluscuamperfecta RR apareció vestida de azul PP bajo un luminoso de color pintalabios en mitad de un cabaret pop. A su delicada voz la acompañaban cuatro músicos jóvenes, preparados y vestidos de boda vintage, que también lo dieron todo en los coros.

El resultado: Sonido retro muy elaborado. Estética de los 50. Detalles sonoros impecables y preciosistas. Calor y color en los gorgoritos de una cantante...

MEDIA DE CALAMARO




























Calamaro no es una persona cualquiera. Y tiene noches y noches. La de Córdoba empezó con una broma. A las 23 horas, media hora antes de su concierto, el comandante del rock hispano subía a su Twitter una imagen en la que se veían solo sus botas paramilitares posando ante el espejo del camerino de La Axerquía. Firmaba como AAA, las siglas de la Alianza Anticomunista Argentina que asesinó a cientos de guerrilleros y políticos de izquierdas en los 70, mientras se dedicaba a amenazar a artistas e intelectuales.
Intuyo que el humor negro viene por su reciente abdicación de la izquierda, a raíz de que ésta defendiese la prohibición de la tauromaquia en Cataluña. O tal vez, de haberse presentado voluntario para defender a Teddy Bautista y comparar la intervención policial en la Sociedad General de Autores y Editores con el 23-F. Sea lo que sea, tanto ruido de fondo desenfoca su directo. Tanta política no deja que sus canciones detengan el tiempo. Al menos, el de su noche cordobesa en “el festival nasional de guitarras” (sic) en el que no cortó ni orejas ni rabo.
Ninguna justicia le hizo tampoco su concierto de hace tres años en el mismo lugar pero en otro festival, Eutopía. Si entonces la calificación fue de notable, la de anteayer se quedó en un aprobadillo y pasando la mano. Calamaro desafinó por peteneras, sonó a tómbola y la energía que desprendía el escenario fue más de plástico que de verdad. Puede que en el fervor de los fans a pie de escenario la cosa se diluyera, pero tomando distancias el padre de Honestidad brutal no estuvo a la altura, por ejemplo, de las canciones de ese disco. De allí sonaron Cuando te conocíPaloma  [addtoany]

Tags: ,

DUELO


























El duelo es un proceso psicosocial que se pone en marcha ante cualquier tipo de pérdida. Los psicólogos suelen dividirlo en tres fases: la primera de shock, la segunda de preocupación y la tercera de resolución. Córdoba vive estos días un duelo colectivo tan unitario como la ilusión pre 28J. Eso sí, con variables emocionales con las que no contábamos pero que intentamos encajar con tanta indignación como dignidad.

Para empezar, a la perplejidad del shock de la fase 1, hay que sumar el sentido de irrealidad que provocó Rosa Aguilar la tarde de marras en el Ministerio de su colega Sinde. Ella fue quien que trajo la negación diez minutos antes de que Manfred abriera la boca y la primera en mostrar su rabia en público al comprobar que no tiene tanto peso en el gobierno de Zapatero como creía. Al shock hay que sumar la falta de política en una decisión también política, a pesar de lo que nos habían contado.

Fase 2. La preocupación va llegando por la pérdida de inocencia que provoca conocer que existen maniobras orquestales en la oscuridad. Y no saber. También por las reacciones desadaptativas de los cainitas que no participaron del proceso y ahora desean destruir a sus anchas. Un ataque a nuestro sistema inmune en un momento de debilidad provocado por pocas bacterias. Menos mal que llegarán los sanos leucocitos autocríticos, que los...

EL POLVO DEL CAMINO



























La periodista andaluza Eva Díaz Pérez pasó siete años recorriendo los caminos de El Rocío. Escribió su experiencia como testigo desvinculada de la romería en varios reportajes primero, y en un libro después, “El polvo del camino. El libro maldito del Rocío”, que ahora reedita la editorial  cordobesa El Páramo. Su hazaña es contar este fenómeno desde su naturaleza dual: una orgía festiva travestida de religiosidad.

Lo curioso del asunto es que existen muchas visiones oficiales, apasionadas y apologéticas del Rocío y muy pocas sobre todas las caras que ofrece la multitudinaria romería. El periodista Manuel Chaves Nogales hablaba meses antes del estallido de la guerra civil  de una “virgencita un poco selvática (…) con cierta preferencia por las formas de adoración también selváticas y primitivas”. Alfonso Grosso en la novela ‘Con flores a María’, también desató la ira de algunos rocieros al igual que Eva, que recibió amenazas por quienes se sienten criticados por este libro.