blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

16 ASAS











Dejo caer la máscara. O mejor, recorto un círculo de papel que muestre qué hay dentro. El deseo es que esta columna sirva de impulso fulminante para aterrizar en La Ribera. Tranquilidad, el plan no tiene nada que ver con ese avión-Candelario que puede sembrar el terror en la zona. Más bien justo lo contrario.


Sugiero al oído: si se leen estas líneas antes del mediodía, vístanse y corran. Hoy es día de 16 Asas. Una cita que convierte los domingos cordobeses, tan alérgicos a cosas interesantes que hacer, en burbujas de gin-tonic. Y todo gracias a una idea no-aparatosa, no-vacua y no-subvencionada.

Un proyecto que pone a la venta un día al mes obras hechas por artistas a 50 €. Una demostración de que ni el arte es para millonarios ni que los intermediarios son señoras que llevan un pelo tan cardado como imposible. La mejor forma de crear coleccionismo de base y un zas en toda la boca a quienes a) creen que no se puede invertir poco y ganar mucho con la cultura y b) que ésta no puede convertirse en un sector en el que ganarse la vida en Córdoba, ciudad que tomó hace tiempo un camino tangencial al arte y al mercado.

Así que tres hurras por los padres del asunto. El fotógrafo azul José Carlos Nievas y el autor de la bolsa-instalación, Miguel Ángel Moreno. Si se dejan caer por allí esta mañana, por este espacio en los márgenes del Guadalquivir y de lo convencional, encontrarán 16 bolsas -¿les suena el número?- con un óculo de papel por el que asoma la obra del interior. En esta ocasión, serán 16 haikus de la mirada del artista Joaquín Rodero. Luz y caligrafía japonesa.

Las asas las llevan las bolsas. Pero también asas significa en fotografía el baremo de sensibilidad. El mismo que está construyendo una Córdoba paralela en la que nos gusta vivir. Los ladrillos son estos pequeños-grandes oasis creativos que si se unen, bien podrían formar una península. Termino informando de que las sesiones de 16 Asas empiezan y acaban en fiesta. La celebración de que el arte es para todos y la élite que lo sabe es cada vez más numerosa.

E-CULTURA


























Me van a permitir el trasvase del término que nombra a la cultura digital al grupo de cultura de Ecolo en Córdoba. Aunque sólo sea en esta columna. Por si alguien aun no lo sabe, éste es el partido verde 2.0 de las próximas elecciones municipales. Pertenece a la red Equo y ha logrado reunir a un grupo de gente heterogénea y de perfil profesional con tanto entusiasmo por cambiar las cosas como con pocas ansias de poder entendido en el peor sentido, el de nuestro tiempo. El mundo al revés, vamos.


Su ambición es una especie de voluntariado militante. Personas que ponen a disposición de un proyecto político de ciudad su inteligencia. Una cuadrilla que está tan “ojiplática” con el sainete cordobés como la mayoría, pero la diferencia reside en  que en vez de limitarse a criticar sin hacer nada, reprochan dando un paso adelante y construyendo una realidad paralela. Aunque sea en la red y en los márgenes.

Porque es en una nube virtual donde 45 personas están aportando ideas para las líneas fundamentales del proyecto, divididas en cinco grupos de trabajo. En el de cultura hay arqueólogos, blogueros, sociólogos, profesores universitarios, creadores y poetas. Mucha gente a la que admiro, cosa que raramente me pasa con los políticos profesionales.

Algunos de sus planteamientos: reivindicar al Estado el 1% Cultural cuyo 10% se destinará a la promoción del arte contemporáneo; apoyar la declaración de la Zona Arqueológica de  Madinat al-Zahra como Patrimonio de la Humanidad, o...

PARADIGMA

No sabe Ramin Jahanbegloo el regalo que ha hecho a la ciudad. Ni la agencia de marketing más prestigiosa del mundo hubiera creado un lema tan efectivo como el que gratis et amore nos ha regalado este filósofo iraní residente en Toronto: “El paradigma Córdoba”. El catedrático, cuyo nombre muero por escuchar en boca del candidato anti-paradigma, explicaba el concepto en su libro “Elogio de la diversidad”, y venía a decir que para superar el miedo europeo al Islam había que recordar la tolerancia andalusí. Que la respuesta está en regresar a Córdoba.

El caso es que el lema se ha puesto de moda en la ciudad. Tanto, que el patronato de Córdoba Ciudad Cultural ha decidido integrar esta filosofía en el sprint final de la carrera a 2016. Una decisión llena de sentido común, ese que anda bajo mínimos en este sainete cordobés.

En el siglo XXI un fantasma recorre Europa, el de la intolerancia. Merkel y Cameron proclaman que el multiculturalismo en el continente ha fracasado y mire usted por donde, resulta que Córdoba es la respuesta. Aunque sea mentira, Ramin nos ha dado una llave por la que moriría San Sebastián.

Además, una cosa es lo que proyectamos y otra lo que escondemos. Nadie nos puede elogiar la diversidad hoy día. Más bien lo contrario. Por no gustarnos, no nos gustan ni los petrodólares y si pervive aquí algún paradigma es el de los Reyes Católicos. Pero da igual. Ahora todo ha de centrarse en el escaparate. Mostrarle al jurado de la Capitalidad nuestras potencialidades y de paso, labrar el camino para convertirnos en lo que queremos ser.

Por eso aplaudo inmensamente la idea de que la delegación que defienda por última vez la candidatura cordobesa en junio sea intercultural y artística. Un coro de voces no institucionales sino creativas e intelectuales. Por pedir nombres, pido a moros judíos que viven con los cristianos. A Goytisolo, a Amin Maaloof, a Yasmin Levy y, claro, a Ramin.

Que vivan los paradigmas. Aunque pierdan.





CELOSÍAS



Existe un espacio en el interior la Mezquita con una luz diferente. Una claridad tamizada que flota en el espacio más antiguo del templo, el de las primeras naves de Abderraman I. Ello se debe a la única intervención artística contemporánea en el edificio.


En 1972 Rafael de la Hoz Arderius diseño cuatro celosías en madera basadas en otras de piedra de la época de al-Hakam II, para cubrir cuatro arcos de la fachada al patio. Un hallazgo que intuye la luz andalusí. Hoy, estas celosías continúan en su sitio. El resto de los vanos están cegados porque son testeros de altares cristianos.

Pues bien, la idea del ilustre arquitecto intenta ser tumbada de nuevo por el Cabildo y la Agrupación de cofradías al rescatar el digno plan de que todas las procesiones –o las que puedan- lleguen a la Mezquita-Catedral en Semana Santa. La pretensión es que la entrada y salida de pasos del templo sea fluida, algo lógico, pero la única solución pasa por hacer abatible, o más bien de quita y pon, la celosía del extremo poniente. Lo que oyen.

Tras padecer la primero sutil y después aplastante insistencia en negar el carácter islámico-musulmán de la Mezquita, mi grito sigue en el cielo. Si nunca hubiera realizado la perversa visita nocturna al templo o no hubiera utilizado el baño construido en el mismísimo muro de la quibla, no percibiría dirigismo. Pero visto lo visto y oído lo oído, con esa constante semántica de anulación del verdadero valor del templo, este hecho sólo me parece un nuevo despropósito. Y van demasiados. Las celosías ya estaban en 1984, cuando la Mezquita se declaró Patrimonio de la Humanidad, así que deseo que este atropello lo frene o la Comisión Provincial de Patrimonio o quien quiera que le corresponda.

De la Hoz pensaba que los obispos nunca entendieron la Mezquita y que ello ha provocado a lo largo de la historia la peor de las ruinas: La de la Idea, refiriéndose al soporte conceptual del hecho arquitectónico. Pero lo verdaderamente inmanejable es nuestra esencia sincrética. Tanta, que muchos arquitectos consideran Dios al maestro de la Hoz.