blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

The time of my life

Ustedes perdonarán un título en inglés en un diario cordobés. La excusa es que anoche se estrenó en el Gran Teatro el musical Dirty dancing, y su tema principal hay que nombrarlo en su idioma. Cuando se estrenó la película en el 87 me hice inmediatamente fan de esta comedia de amor y baile. Treinta años después, lo sigo siendo por algo que no fui capaz de apreciar entonces, como tampoco lo hizo la gran mayoría pensando que era basura para adolescentes: que se trata de uno de los VHS feministas de nuestra colección. Toda la película se narra desde una mirada femenina y en ella se retrata de forma realista la oscuridad de los abortos ilegales en 1963, diez años antes de que se reconociera el derecho al aborto inducido en Estados Unidos. Ese es el punto de partida del resto de la trama.

Leer más –>

El cielo sobre Viana

En aquella aclamada película de Win Wenders llamada El cielo sobre Berlín (1987), dos ángeles sobrevolaban la ciudad alemana aún dividida por un muro. No podían cambiar el mundo, pero sí darle a sus habitantes ganas de vivir e intentar reconfortarlos en sus momentos de dolor. A un mundo de no ficción, polarizado en lo político, lo estético y en lo que le echen, lleno de muros invisibles y visibles, han venido la cantante Rosalía y el músico Raül Refree a encender su luz con un trabajo, oh casualidad, llamado Los Ángeles.

Seguir leyendo en Cordópolis

Antonio Agredano: “Lo ideal es que yo no estuviese hoy en Cosmopoética”

Esta es la historia de un poeta que ha cruzado una frontera que nunca le hubiera gustado traspasar: la de ser director artístico de Cosmopoética 14. Una tragedia, la muerte repentina del poeta y anterior director, Nacho Montoto, lo ha traído hasta aquí. Pero la vida sigue buscando hacernos crecer, reflexionar y soñar, mientras le vemos el culo a la muerte. Así, el próximo jueves vuelve a abrirse el telón de una de las más importantes citas culturales de la Córdoba contemporánea. Durante diez días la calle se convertirá en cosmolugar y en vez oír hablar de referéndum, separatistas o nacionalismos, en Córdoba se escucharán las voces más sofisticadas lanzando mensajes encerrados en versos. Y ésta volverá a ser la ciudad civilizada.

Seguir leyendo en cordópolis

Orive

Sería en 1996 la primera vez que entré en la sala capitular de Orive. El actual jardín aún no existía como tal, era un solar encerrado en la manzana de san Pablo, a la espera de ser liberado de las eternas garras de la iglesia y la nobleza. Nos dejaron pasar porque éramos alumnos de la primera promoción de Historia del Arte de la UCO (¡un beso a todas!). Recuerdo que ni uno solo de nosotros dejó de alucinar al descubrir aquel espacio desconocido. Unos muros sólidos, renacentistas y sin techo, que albergaban una selva de jaramagos. En ellos había hornacinas, heridas de andamios, ventanas y una gran grieta. Nos contaron que se trataba una obra de Hernán Ruiz II. Del siglo XVI. Que estaba destinada a ser la sala capitular del convento de San Pablo. Y que nunca se terminó. Que su gran grieta la abrió el terremoto de Lisboa. Alguna voz se alzó diciendo que menudo discotecón se podría hacer allí. La edad.

Leer más –>