blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

José María García Parody: “Soy un imaginero civil en dos dimensiones”

La estela de Cosmopoética ha dejado un recuerdo hasta el 28 de octubre en la Casa Góngora de la calle Cabezas. Una fiesta en la que jugar con el arte de José María García Parody: la muestra Citas para una exposición. Un lugar en el que el artista gaditano-cordobés invita a bucear con los ojos entre las obras de sus tres salas, lo que ayuda a potenciar la imaginación y a no parar de hacer asociaciones entre la letra, la imagen y la mochila propia.

Seguir leyendo en Cordópolis

[addtoany]

Celia Rico Clavellino: “Empieza a importar más la mirada de la mujer que su imagen”

La directora sevillana Celia Rico Clavellino consiguió el pasado sábado dos hazañas con su ópera prima, Viaje al cuarto de una madre. La primera, una mención especial del jurado de la sección Nuevos Directores del 66 Festival de San Sebastián; y la segunda, ganar el Premio de la Juventud, votado por unos trescientos jóvenes de entre 18 y 25 años. Algo que no ha extrañado a casi nadie después de la ovación que recibió en cada pase, tanto del público como de la prensa especializada en su exhibición de la película durante el festival y las ovaciones que recibió en cada pase.

La directora se mostraba contenta por cómo su película conectó incluso con muchos hombres, ya que se trata de una historia que pone el foco en la relación entre una madre (Lola Dueñas) y una hija (Ana Castillo) que viven en un pueblo de la sierra en Andalucía. La directora aclaraba a Filmand en la capital donostiarra que su película apela a las biografías de los espectadores. Llegará a los cines el próximo viernes 5 de octubre.

Seguir leyendo en Filmand

‘El reino’: Dios te guarde de los compañeros de partido

“Hay amigos íntimos, amigos, conocidos, adversarios, enemigos, enemigos mortales y… compañeros de partido”. La memorable frase es de Giulio Andreotti, el político demócrata cristiano que estuvo en el centro de la política italiana durante la segunda mitad del siglo XX y al que Paolo Sorrentino retrató en Il Divo. Una película que en 2003 nos puso un espejo que reflejaba la “italianización” que empezaba a sufrir la política española, salvando las escasas distancias.

Entre las imágenes que nos devolvía aquel filme estaba la del enorme poder que manejan los partidos políticos y lo fácil que resulta que las estructuras de algunos de ellos se conviertan en bandas mafiosas pobladas de bandidos, más que en servidores públicos y guardianes de la Democracia. Y es ahí donde emergen los “compañeros de partido” que citaba Andreotti como las ratas que abandonan el barco que se hunde o a un compañero que muere políticamente. Justo lo que retrata El Reino.

Seguir leyendo en Filmand