blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

An Englishman en Los Califas

Sting cierra con sus ‘greatest hits’ de ahora y de siempre, de The Police y de sus últimos discos en solitario, la 35 edición del Festival de la Guitarra en la Plaza de Toros

Marta JiménezMarta Jiménez@radiomarta

Un verdadero gentleman no sale al escenario con puntualidad británica, sino que lo hace cuatro minutos antes. A las 22,26 exactas del domingo Gordon Matthew Thomas Sumner emergió abrazado a su bajo en el ruedo de Los Califas. Lo acompañaban guitarrista, teclista, corista, violinista y batería, e hizo los honores de su primera vez en Córdoba -fiel a su camiseta ceñida pero abandonando su tradicional tez barbilampiña- con If I ever lose my faith in you. Al hervidero del coso le había puesto el sofrito Raimundo Amador invocando a Camarón, a Pata Palo y a la Farruca. El resto de los ingredientes del puchero provinieron de los grandes éxitos anglosajones de The Police y de Sting en solitario, todo ello regado con el caldo de la nostalgia.

Leer más –>

Patio de Viana. Noche de sábado. Reloj de plata

image2-6

El compositor madrileño rompe distancias con el público en el Patio de Columnas viajando por sus nueve discos de forma acústica

Marta JiménezMarta Jiménez@radiomarta

Calles de Madrid, noche del sábado/ Tiene suficiente para no dormir. Si había alguna canción que le apetecía tocar a Quique González el sábado en Viana, esa era Calles de Madrid. Y sin que nadie se la pidiera, se sentó al piano y la dedicó a todos los madrileños para los que esa noche era una fiesta desde Las Ventas hasta Chamberí. Días antes, el compositor se había confesado “absolutamente enamorado” de Manuela Carmena, investida alcaldesa ayer mismo, y no sabemos si González conocía el dato de que la mayoría de las entradas para su concierto cordobés se habían vendido precisamente en su ciudad vía internet. Por lo que muchos de sus vecinos abarrotaban el Patio de Columnas. Gentes venidas a pisar las calles de San Agustín la noche del sábado.

Leer más –>

“La ciencia requiere un acto de creatividad muy importante”

Agustín Fernández Mallo, ayer en la iglesia de la Magdalena | ÁLVARO CARMONA

El poeta, científico y escritor  Agustín Fernández Mallo cierra el ciclo Verso Suelto de Cosmpoética hablando de ciencia y poesía

Al escritor Agustín Fernández Mallo (La Coruña, 1967) solo le obligan a reflexionar sobre su obra las invitaciones a festivales y conferencias. En Córdoba ha debido darle muchas vueltas a sus versos y a su narrativa porque se ha dejado ver por la ciudad en las últimas cuatro ediciones de Cosmopoética y en alguna ocasión más en la Biblioteca Central. Su nueva visita ha estado en la categoría de Verso Suelto, el cosmo-ciclo que conecta la poesía con otras artes y en el que el escritor, y también físico, ha aprovechado el sábado noche para hablar de poesía y ciencia, “en la ciudad laberinto en la que siempre me pierdo y que posee un río fascinante”.

Leer más –>

“Nunca escribas nada que pueda avergonzar a Dylan”

Benjamín Prado, un autor que pone “unas gotas de rock” a todo lo que escribe, junto a su tablet, su vodka con naranja y Luis Medina, anoche en el BuleBar del Góngora| TONI BLANCO

Benjamín Prado, un autor que pone “unas gotas de rock” a todo lo que escribe, junto a su tablet, su vodka con naranja y Luis Medina, anoche en el BuleBar del Góngora| TONI BLANCO

Benjamín Prado “pincha” las canciones de su vida en el BuleBar del Teatro Góngora| Dylan, Reed, Waits, Nirvana, Leño, Tequila y Sabina forman parte de la biografía musical de un autor que parece haber vivido tres vidas

Una nunca hubiera sospechado que Benjamín Prado saliera al escenario al son de Barry White. A un rockero de la literatura, amigo de toda clase de crápulas y veterano en la guerra de la vida, de esos que tienen pinta de sabérselas todas, no le pegaba una música tan moñapara aparecer en el BuleBar. Un concepto espacial que ha rescatado la sala Polifemo del teatro Góngora para Cosmopoética. Allí, con mesitas de cabaret, pudimos escuchar la biografía del escritor a través de la música de su vida mientras saboreábamos, pongamos, un vodka con naranja (lo que bebió Benjamín durante el recital).

Leer más –>