blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

BESOS PARA TODOS


María de Medeiros
Teatro Góngora
Viernes 17 de mayo.

Leo Montana, teclados
Ricardo Feijao, Bajo
Edmundo Carneiro, Percusión 


La historia de Hollywood está llena de actores y actrices que cantan y de cantantes que actúan. La políglota María de Medeiros pertenece al primer grupo por mucho que nunca deje de ser una actriz sobre el escenario, dando rienda suelta en la música a su europeísmo hablado y un eclecticismo que va de la bossanova al blues, pasando por el fado y el flamenco. El viernes presentó ‘Pajaros eternos’ en Córdoba, el disco en el que debuta como compositora, y dijo sentirse muy emocionada por cantar en la ciudad en la que lo grabó (en Eureka, el estudio de Fernando Vacas) y en donde se enamoró del salmorejo, de Bodegas Campos y del bar Automático.
En su vuelta a Córdoba con esos pájaros comenzando a volar, Medeiros transformó el Góngora en un cabaret  lleno de canciones en español, portugués, italiano e inglés, a cada cual correspondía un cuadro o ilustración de artistas como Mariscal, Marjane Satrapi o Juan Clemente, proyectándose como fondo de escenario. Un poema de Moravia, ‘Mi butto’ (me tiro), sobre una chica suicida que no acaba de suicidarse, y la ‘Balada del Suicidio’, de Pasolini fueron las que más conectaron con los tiempos modernos en una noche en la que hubo guiños a Tom Waits en ‘shadow...

MARÍA DE MEDEIROS: “En Córdoba hay una intensa atmósfera artística”



Hay quien la ha visto paseando por el Bailío o por La Corredera. O ha creído que era ella: la enigmática y polifacética portuguesa residente en Paris María de Medeiros (Lisboa, 1965). A la artista le hablaron de Fernando Vacas y de su casa-estudio en el Juramento, y esta actriz, pintora, cantante y realizadora tardó muy poco en plantarse en Córdoba para conocer al músico y productor. La recomendación había venido de boca de Raimundo Amador, cuya guitarra acabó rasgando flamenco en el último disco de Medeiros, ‘Pájaros eternos’, recién editado y grabado en una Córdoba ante la que María cayó rendida. Un factor de inspiración para su tercer trabajo, en el que debuta como compositora. Cada canción del álbum, además, va asociada a una ilustración realizada por pintores y dibujantes de prestigio (de Javier Mariscal a Marjane Strapi), o incluso por ella misma coloreando canciones basadas en el jazz y la música brasileña, con huellas de fado o flamenco, además de una versión de Adriano Celentano. Charlamos con una femme europea y efímeramente local.

              ¿Qué le ha añadido Fernando Vacas a tus primeras composiciones?
Fernando fue el primer “oído” de las músicas y su presencia atenta y generosa fue una ayuda psicológica preciosa, sin intervenir en las composiciones.
              ¿Te han inspirado más las calles estrechas, los patios, las tabernas, la luz o la gente de Córdoba?
Todo me ha inspirado en la ciudad. Sin duda las calles, la luz y sobretodo la calurosa simpatía de la gente. Pero también el salmorejo, al que me hice adicta, y los restaurantes deliciosos. También la...