blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

CALLEJEROS






En tiempos de Doña Rosa se aprobó un decreto municipal por el que las nuevas calles que se rotulasen en Córdoba dedicadas a personajes ilustres de la ciudad, solo podrían llevar nombres de personas muertas. El  motivo: no dedicarle calle ni callejuela, avenida o plaza a Miguel Castillejo, tal y como demandaba el sector más delirante de esta, nuestra sociedad. Eso que ganamos aunque nuestro callejero, y por extensión la ciudad, se convirtiera en un cementerio. Hasta que hace un par de años llegaron los piratas creando distritos como el de ‘El quinto pinto’ o el de  ‘En tu casa o en la mía’, resucitando así la trama urbana con tipografía cordobesa y poesía rebelde. Una espléndida acción artística para quién entienda el arte como la conquista de nuevos territorios, en este caso, de callejuelas.
Cada frase pirata que encontramos al paso nos recuerda que aquí la playa no está bajo los adoquines, si no tras los muros desolados de las casas del casco histórico. El Callejero Pirata se ha convertido en una metáfora de la otra Córdoba, la que respira en una red secundaria y abandera el porvenir. Una obra abierta que hemos hecho nuestra y que tantos visitantes han buscado en sus mapas. Una intervención contemporánea de empática comprensión y sin códigos elitistas, que no requería ninguna clase de explicación porque el misterio formaba parte de su esencia.
Pero todo se ha desvelado. El qué, el quien, el cómo, el cuándo y el por qué:  por intereses particulares. Y el callejero vivo ha muerto por mucho que se intenten reanimar. Así que volvemos a caminar entre personajes de otras épocas. Que conste que alguno no tiene la vía que se merece, tal y como denunciaba mi profesor de Literatura del instituto sobre el poeta con la calle más fea y desabrida de Córdoba: Juan de Mena. ¿Qué donde está?. Invito a buscarla. Allí te espero.

CARMEN CALVO. «A mí no me repotenció el ego ser ministra”



Una parte importante de su vida gira en torno a un consejo que le dio su madre: “cuando estés en las cosas, concéntrate, que sólo exista eso”. Sobre estas palabras la exministra socialista, ahora de nuevo profesora universitaria, ha desarrollado un aprendizaje que la estructura mentalmente y con el que sortea los cascotes de la dispersión que bombardea nuestro tiempo. Carmen Calvo tiene una vida nueva en varios escenarios -Cabra, Córdoba y Madrid- en la que debutará como abuela de un niño dentro de pocos meses. Aunque asegura que su viaje no está fuera sino dentro de ella, algo de lo que se ha dado cuenta a tiempo y por lo que ha puesto rumbo a su conciencia y autenticidad. Desde la placidez de su elegante ático cordobés, nos ha hablado de su vida con los alumnos de Derecho –de todos los cursos y a los que imparte desde Derechos fundamentales hasta Igualdad- de su antigua vida como ministra o de feminismo, con el bajo continuo de una crisis que esta ilimitada oradora ve como “una versión moderna de la guerra pero sin sangre. La apoteosis de un mundo que se está transformando totalmente y al que la política no sabe responder”.


Texto Marta Jiménez / Foto: Marta Frias
[addtoany]

Tags: , , , ,

¿TURISMO CRISTIANO?


























Hay un dato que me da que no es como nos cuentan: Uno de cada cuatro turistas que visita Andalucía lo hace por motivos religiosos. Si es así, cuándo una neoyorquina me pregunta si merece la pena visitar la iglesia de San Lorenzo, ¿significa que quiere ir a misa? O si un señor con barba y habla argentina me aborda en la Puerta de Almodóvar pidiendo que le indique dónde está la Sinagoga, ¿debo entender que busca a un rabino? Entonces, los que se dirigen a la Mezquita a secas, ¿quieren postrarse ante el mihrab? Hoy termina Fitur, una feria a la que Córdoba ha llevado su oferta en turismo cultural, religioso, familiar y gastronómico. Y yo entiendo todo menos lo religioso.


Parece que nuestro Ayuntamiento ve muchas posibilidades en captar la atención del turista que viaja en familia y el que lo hace con un trasfondo religioso. Pero aquí hay que tirar de hemeroteca y recordar que el gobierno popular no ha inventado nada. Se les adelantó la católica Rosa Aguilar, en enero de 2009 y en su último Fitur como alcaldesa, intentando atraer a familias unidas, o no, de forma religiosa a Córdoba. La diferencia entonces era que se incluía el término intercultural en el diseño de la proyección turística. No quedaba otra siendo esa la seña de identidad del ‘dossier’ que Córdoba redactaba para ser Capital Cultural de Europa. Pero una vez roto el sueño europeo, la idea de convertir a la ciudad en escenario de un diálogo entre civilizaciones se ha dinamitado desde la base. Volviendo a la esencia cristiana.

Al final va a llevar razón Julio Anguita cuando afirma que estamos asistiendo a un ‘revival’ católico “de lo peorcito de la historia de España”. Pero en realidad, es algo que no pasa de lo superficial por muchas procesiones que haya habido en nuestro pabellón de la feria. En lo turístico y en Córdoba, sigue tirando más El Churrasco que la imagen de Jesús de Calvario.