blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

La mezquita arbórea de Juan Cuenca en Miraflores

Juan Cuenca paseando por Miraflores en junio de 2019 | MADERO CUBERO

Casi veinte años después de su diseño, el parque de Miraflores sigue despertando el sentimiento aliviador de ser un muro derribado. Aquel espacio olvidado se recuperó a comienzos del nuevo milenio como parque urbano para el esparcimiento ciudadano a la vera izquierda del Guadalquivir a su paso por una Córdoba que, por aquella época, desdeñaba su río. Fue un proyecto municipal ejecutado por el arquitecto Juan Cuenca, quien ya había trabajado sobre los molinos de Gualdalquivir y que más tarde se encargaría, dándole continuidad a todo lo anterior, del ambicioso proyecto de actuación sobre el Puente Romano, la Puerta del Puente y el Centro de Recepción de Visitantes.

A día de hoy, pasear con Cuenca por el lugar es escuchar al arquitecto lamentarse: «diseñé un parque equivocado para esta ciudad o directamente me equivoqué de ciudad». Aunque más vale ir por partes. El también urbanista diseñó para el parque una serie de elementos y construcciones con guiños de todo tipo. Uno de ellos es un homenaje a la sala hipóstila de la Mezquita de Córdoba realizada con árboles, cuyos troncos son las columnas y la techumbre lo conforman lo vegetal de sus copas.

Seguir leyendo en Cordópolis

[addtoany]

Deja tu comentario

  • (will not be published)

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>