blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

‘Vagamundo’ o lo culto, popular

Santiago Auserón y la Orquesta de Córdoba transforman en sinfónicos clásicos de Juan Perro y Radio Futura en una noche de sonoridad poética

“Disfruta del evento, amable espectador, tal y como yo mismo pienso hacerlo”. No tenía fácil Santiago Auserón cumplir el deseo que escribía en el programa de mano de Vagamundo, el concierto que protagonizó anoche en el Gran Teatro vistiendo sus versos de sonoridad sinfónica junto a la Orquesta de Córdoba. La empresa era arriesgada. Mucho. Pero se antojaba como una bifurcación más en el riquísimo camino de un clásico popular. Un músico explorador que ha sabido respetarse a sí mismo durante treinta años. Y vaya si disfrutó sin disimulo de un concierto en el que dejó una nueva estela sonora. Tanto, como las “señoras y señores” del respetable entre los que desató las mismas pasiones que si hubiese venido con bajo, guitarra y batería.

Seguir leyendo en Cordópolis

Nemorino

13096177_118269308579061_3484847453704918684_n-1

L’elisir d’amore suma talento para una producción austera y colorista, inteligente y jocosa. Mucho más que digna: deliciosa

Marta JiménezMarta Jiménez@radiomarta

«Andalucía ha sido y sigue siendo representada de manera tópica y falsaria». Le tomo prestadas estas palabras al cineasta Alberto Rodríguez para suspirar que no todo está perdido. Que la realidad cultural cordobesa será desalentadora, pero es que existen realidades paralelas. Lo hemos vivido este fin de semana de toscos cohetes llamando la atención sobre una romería (¡a las 8 de la mañana del domingo!) que quedaron –metafóricamente– eclipsados por la belleza del bel canto de un tenor y una soprano cordobeses, en una brillante producción del Gran Teatro y el Villamarta de Jerez de la ópera L’elisir d’amore de Gaetano Donizetti.

Leer más –>

Pablo García-López: “Decir amor no es lo mismo que decir ‘amore’ en italiano”

 
Marta JiménezMarta Jiménez@radiomarta

Esta es la historia de un niño con un tesoro en su interior. El del bel canto. El niño, que ya es un hombre de 28 años, tiene una voz tan brillante como el nombre del barrio donde habitó en su infancia. La crítica lo define como tenor mozartiano y él se llama Pablo García-López. Hoy vive a caballo entre Córdoba, Berlín y los escenarios de medio mundo gracias a que sus cuerdas vocales lo han superado todo: las hormonas, el crecimiento y la transformación; el miedo, la soledad y la incertidumbre. Y es que, como dice el tenor Jonas Kaufmann, el privilegio de la voz consiste precisamente en eso, en pasar por diferentes estilos, épocas, estados de ánimo.

Seguir leyendo en Cordópolis

Réquiem por un chelista

Alvaro también desapareció, joven, hace pocos días. Y escucharlo siempre será revivirlo. 

Respirar. Expresar, leo sobreimpresionado en la pantalla mientras él toca. Su nombre es Alvaro Fernández y su voz estaba en las cuerdas de un violonchelo. Para muchos, ha sido uno de los más grandes músicos que ha dado la ciudad en la contemporaneidad. Un genio. Escribo estas líneas escuchando su felicidad. Una pieza titulada Feliz 2012 en YouTube (que en realidad es la Allemanda de la primera suite de Bach) que grabó en el Cuartillo de Melody y que se puede ver y escuchar en el canal online –¡búsquenla!– al igual que algún paisaje sonoro de un trabajo maravilloso e improvisado, Volviendo a nacer , que, inexplicablemente, ha desaparecido de Spotify y de iTunes. Alvaro también desapareció, joven, hace pocos días. Y escucharlo siempre será revivirlo.

Leer más –>