blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

ESTRANGULADOS







































Había una vez un grupo de rock cordobés llamado Corazones Estrangulados. Apareció a finales de los 80 -lo formaba la andrógina voz de Eva Riquelme, el talento de Yonka Zarco y la batería de Ramón Medina, entre otros- que desapareció a mitad de los 90 por cosas de la vida. Ella, reconvertida en escultora, acabó perpetrando en Toronto la mayor estatua dedicada a Juan Pablo II en el urbi et orbi. No me pregunten por qué. Otras guitarras me han llevado estos días a sus canciones, viajando hasta una Córdoba, la del 89, en la que he recordado más cines, los mismos teatros y más salas de conciertos que en la ciudad del ahora.

Su nombre ha puesto palabras al inminente estrangulamiento cultural de lo poco que nos queda gracias al ivazo: la subida hasta el 21% del IVA sobre el precio de las entradas a salas de cine, teatros, festivales musicales, conciertos y museos privados. Un culturicidio. Ver una obra en el Gran Teatro (de los más baratos de España, menos mal) podría ponerse en más de 30€, ergo habrá  compañías que dejen de hacer giras y así hasta el infinito. Lo del cine es aun peor. Si la entrada acaba costando unos 12 € ¿quién ira al cine? ¿cuántas salas más veremos caer ? Si ya era malo ser pasto de multicines, había algo peor: una ciudad sin ellos. Como para fiarse.

En cuanto a los conciertos, clama al cielo que la llamada de un vecino a la policía quejándose de cualquier ruido excepto del de una banda de cornetas y tambores, acabe de un plumazo con la programación de cualquier sala del casco urbano. Ahora más que nunca la música y la ficción tienen más sentido que la propia realidad. El refugio del estrangulamiento se encuentra en las bibliotecas donde, con recortes de horario y sin libros nuevos, siguen dispensando vida. Desde allí clama con voz resonante el sofisma de Vicente Núñez: “Bendita seas, pobreza, que haces posible la sabiduría”.


CORAZONES SALVAJES






























El concierto fue un sándwich entre All tomorrow’s parties de The Velvet Underground y Moonriver de Henry Mancini. La primera –escrita por Lou Reed y favorita de Andy Warhol- recibió a Amaral. Dos horas más tarde, las luces volvieron a encenderse con aquella suave canción creada para la voz de Audrey Hepburn, despidiendo mansamente al variopinto e intergeneracional público de la Axerquía. En medio, los nuevos Amaral, un dúo lleno de éxito y de credenciales que anda adaptándose a los nuevos tiempos a base de autogestión.

Su respuesta a la crisis ha sido la de crear su propio sello –Antártida– con el que han sacado su último trabajo y a través del que organizan todo en torno a una carrera que antes controlaba una multinacional. Naturalmente, el cambio se hace notar en un directo sin escenario sofisticado ni artilugios high tech, en el que dejan caer las máscaras de gato de aquella última visita en Vistalegre. Las han cambiado por la mirada de un lobo. La gráfica iconografía de ‘Hacia lo salvaje’, el título del último disco, proyectada en el escenario y que acompañó a la primera canción de la noche que define lo que sueñan: romper con lo establecido y vivir en absoluta libertad. Una vuelta a sus orígenes a base de guitarras más contundentes y oscuras, a lo que suman profesionalidad y madurez.

Sobre el árido escenario, tres músicos junto a Aguirre y a Eva: Jaime García Soriano como segundo guitarrista y Toni Toledo como batería (ambos exSexy Sadie), además del británico Chris Taylor al bajo. Los cinco forman un todo concentrado que sabe llenar los huecos que va dejando la exclusiva voz de Eva. Una fiera sobre el escenario. Presumieron de temas nuevos –el doloroso Riazor, la conmovedora Robin Hood, o el nuevo single, Hoy es el principio del final- intercaladas con las que van en la mochila: Moriría por vos, Días de verano o una acústica Sin ti no soy nada.

El final fue de traca. Una palabra gigante parpadeaba desde el fondo del escenario: Revolución. Eva, megáfono en mano, gritaba la canción del mismo nombre horas después del llamamiento a la manifestación tras los nuevos anuncios de recortes en las clases medias y hacia abajo. [addtoany]

Tags: , , , , ,