blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

LA PÉRGOLA CREATIVA






















Existe un dato espectacular en la carrera de Córdoba hacia su sueño cultural europeo que pasó demasiado desapercibido. La cifra de empresas culturales creció en la ciudad un 30% entre 2008 y 2010. Concretamente y según los datos registrados en el Ayuntamiento, las firmas relacionadas con la cultura en Córdoba superaban las 400 en septiembre de 2010. Con semejante número creo que no hay más preguntas, señoría.

Que Europa no nos haya dado un sello con su marchamo cultural ni tampoco una financiación para ello, no resta ningún mérito ni al espectacular dato ni a nuestras capacidades. Vale, con esta tendencia iríamos de camino hacia una auténtica industria cultural en Córdoba y un jurado la truncó pero, ¿por qué perder  toda esa energía?

Me temo que no es sólo una cuestión de dinero. La actitud y la fe en el asunto son aún más importantes. Y ahí va un ejemplo. Dos empresas cordobesas llevan ocho meses esperando que se resuelva un concurso convocado por la Gerencia de Urbanismo en el que quedaron como único finalista para dotar de contenido a la Pérgola del Paseo de  la Victoria. El plan es convertirla en un Espacio Creativo Independiente que ofrezca zona de oficinas y reunión para emprendedores creativos -ambos adjetivos son lo mismo y se aplican a cualquier disciplina, también a las alejadas de las artes-. Un espacio de ‘co-working’ que aplaudiríamos si viésemos en el Soho neoyorquino o en el berlinés Prenzlauer Berg, pero que aquí algunos no saben ni quieren ver.

Una actitud tan poco creativa de quien nos dirige sólo tiene una explicación: el miedo. De no querer hacer peligrar el hundido tinglado de esta ciudad y sólo cambiar las cosas para que nada cambie. Es como si la economía y la ciudad creativa que encierra el proyecto de la Pérgola amenazara el rancio ‘statu quo’ de la ciudad. Desde luego que la respuesta no está en la ‘sacrosanta’ tradición, y aun menos ahora. Pero no se enteran.

NADA POR UN SUEÑO





































El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños. La cita pertenece a Eleanor Rooselvet y la he recordado esta semana tras la última reunión de la Fundación Córdoba Ciudad Cultural (FCCC). Un cónclave que ha dejado a la entidad en estado vegetativo, entre algunas deudas, sin personal ni presupuesto concreto. Me da en la nariz que ha sido así por el hecho de rondar elecciones cerca. Si no, la FCCC se habría hundido hace meses. En realidad, no me importa que la apuesta por la cultura en la ciudad tenga o no una fundación. Sólo quiero que la jugada sea cierta después de todo lo visto y todo lo oído. Resulta curioso nuestra forma de relacionarnos con la realidad a través de la mentira y que casi nada nos produzca indignación a estas alturas.

Y es que nada es como nos contaron. Recuerdo que tras la visita del jurado a la ciudad el pasado junio ya habíamos ganado en cohesión, actividad cultural y en autoestima pasase...

ARIZONA BABY


























Confieso que sucumbo cada vez que escucho la suntuosa voz de Howe Gelb en el ‘iPod’. Proclamo que me pareció un buen augurio que hace dos años el norteamericano, acompañado de una ‘Band of gypsies’, presentara en la Posada del Potro su experimento “Alegrías” –una nueva mutación del flamenco ‘made in Córdoba’, transición entre tradición y evolución-, llenando con su voz un futuro centro del flamenco aún vacío. Nada es casualidad. La antigua posada está situada frente a la que fue casa de Julio Romero, pintor del cuadro que ilustra y da nombre al trabajo más andaluz de Gelb. El músico  cerró el círculo el pasado jueves poniendo el punto y final a su gira internacional en un helado teatro Góngora (los recortes parecen haber llegado a la calefacción de los espacios municipales) que caldeó con palmas, guitarras y con los mordiscos de su voz.


Esta vez lo acompañaban menos ‘gypsies’ que al principio y faltó el maestro Raimundo Amador, así que el concierto transitó más por el desierto...