blog - artículos, entrevistas, reportajes y crónica de marta jiménez

Cienciaficcionados

Aldous Huxley smoking, circa 1946

Me reconozco en esa corriente de apego al hiperrrealismo que ha dominado España a diferencia de otros países

Hace unos años una encuesta realizada entre libreros colocó a la ciencia-ficción como el género más odiado por los españoles. Reconocí entonces que tenía mucho que ver con esa seña identitaria, no porque el género despertara en mí odio, un sentimiento demasiado grueso y oscuro, sino por simple desinterés. Siempre lo encontré «demasiado masculino» y, prejuicios aparte, me reconozco en esa corriente de apego al hiperrrealismo que ha dominado España a diferencia de otros países. La Universidad de Córdoba y algunos de sus científicos vinieron a darme el golpe que necesitaba mi cabeza, gracias al ciclo Cienciaficcionados .

Leer más –>

Rosa Colmenarejo: “En los patios no se piensa en el mañana sino en el ayer”

El patio de la Capilla del Palacio de Viana es uno de los favoritos de la paisajista Rosa Colmenarejo. Y allí la cita Cordópolis para charlar. Se trata de un patio en penumbra, fresco, de carácter sobrio y lleno de arqueología. El techo vegetal lo conforman árboles cítricos y es un espacio sin flores. Solo hay helechos y macetas de clivias. Reina el silencio, el rumor del agua y el canto de los pájaros. Toda una invitación a la calma y la introspección.

Fue el primer patio que visitó Rosa en su primera visita como no turista a Córdoba. La llevó hasta este espacio el arquitecto Rafael Obrero y allí se quedaron charlando hasta que los echaron. “Si yo pienso en un patio, esta es la foto fija que me viene a la cabeza”, confiesa. Para Colmenarejo, este es un patio que mezcla lo profesional con lo emocional y da gusto oírla hablar sobre la organización de los naranjos, el sentido de la fuente, la presencia de las flores, que no hay. “La contención que tiene es muy japo”, describe. “Descubrir esto fue una reconciliación porque yo venía muy influenciada por el patio japonés y mi primera impresión de los patios de cordoba fue muy flower power, mucho color, mucho subidón de macetas pintadas. Aquí hay una parte de lo que yo concibo como belleza”.

Leer más –>

Filosofar es bueno

JUANJO FERNÁNDEZ | 

Marta Jiménez y Rafael Cejudo, ayer en El Astronauta | TONI BLANCO

La UCO, a través de su Unidad de Cultura Científica y de la Innovación, abre la tercera edición de su ciclo ‘Cienciaficcionados’ en el restaurante El Astronauta comentando una novela distópica de Paul Auster: una manera de acercarse a las ciencias del espíritu

Cienciaficcionados es un invento magnífico de unir literatura y ciencia organizado por la Universidad de Córdoba (UCO). Es una especie de taller de lectura; esto es, reunir lectores de un libro que un profesor de nuestra comunidad universitaria comenta con los asistentes.Cienciaficcionados comenzó con filosofía, la ciencia del espíritu por definición, la que nos plantea preguntas: el profesor de filosofía moral de la UCO, Rafael Cejudo, habló sobre El país de las últimas cosas, una novela de Paul Auster publicada en español por Anagrama en 1987, una distopía que nos habla del caos, de las ciudades en destrucción y, también, en continua construcción. Un texto optimista y pesimista.

Las palabras deben mirarse, no escucharse

ExpoFyL3
Eulalio Fernández (decano), José María Báez y José Álvarez en la inauguración de ‘Todo es representación’ en la escalera barroca de Filosofía y Letras| MADERO CUBERO

José María Báez inaugura la temporada de las Galerías del Cardenal Salazar llenando de palabras la escalera barroca de Filosofía y Letras| El artista aprovecha para reivindicar el arte en “tantos espacios sugerentes” de la ciudad

El Cardenal Salazar está un poco menos solo. Lo rodean las palabras, la geometría y el color de la obra de José María Báez (Jerez de la Frontera, 1949) en la barroca escalera del antiguo hospital de agudos, hoy Facultad de Filosofía y Letras, y en donde un enorme lienzo retrata al prelado. Todo es representación inaugura el tercer curso de las Galerías del Cardenal Salazar, un proyecto que ahora dirige el profesor José Álvarez. Comprobar como se ha ajustado la obra a un espacio concreto y el papel activo que ha tenido en la muestra la base de esa Facultad, sus alumnos, hace pensar que, inevitablemente, este curso promete.